No mires hacia donde no vas a ir

Uno de los consejos más útiles cuando aprendes a montar en bicicleta es que pongas toda tu atención en el lugar por el que deseas pasar, y no en el obstáculo que deseas esquivar. Si montas en bicicleta, seguro que sabes de lo que hablo.
Como si de un potente imán se tratara, nuestra atención nos conduce por la vida llevándonos a encontrar aquello que nuestro pensamiento diseña.
Si algo te da miedo, y tu atención continuamente se centra en ello, lo normal es que aparezca delante de ti una y otra vez. Lo mismo sucede si eres una persona enamoradiza y continuamente aparecen en tu vida personas de las que te enamoras. Es tu atención la que te lleva a encontrar continuamente en tu camino esas realidades.
Somos creadores enormemente poderosos, aunque la mayoría de personas no somos conscientes de ello. Nos dejamos llevar por la inercia de nuestros pensamientos, y a continuación intentamos buscar las causas que nos llevan a vivir una vida que nos gustaría fuera muy distinta.
Construir una u otra realidad depende de tu diálogo interior, de tus creencias y tus pensamientos. Las emociones se convierten en una pieza básica en la materialización de tu realidad, siendo la mayor motivación para actuar, o para no hacerlo.
Consciente e inconscientemente establecemos nuestro rumbo y nuestra realidad, que vamos construyendo sin ni siquiera tener que esforzarnos por ello.
Cuando se habla de estos conceptos, se suele hacer referencia a la ley de la atracción, aunque en realidad es pura física. Por tu cuerpo, y más concretamente por los distintos meridianos que tienes en el cuerpo, circula continuamente energía eléctrica. Asimismo, toda energía eléctrica en movimiento tiene asociada una energía magnética que se encarga de atraer a nosotros magnetismos similares. Ahí radica ese enorme superpoder creador que todos tenemos.
Sabiendo el modo en el que funcionamos, te recomiendo seas inteligente y pongas tu atención en aquello que deseas encontrar en tu vida. Pero no lo hagas desde la carencia o la necesidad, sino desde la confianza y la satisfacción por saber que eso que estás buscando forma ya parte de tu vida desde el mismo instante en que pones tu atención en ello.
A partir de ahora, sé selectivo con tus pensamientos, ya que el único perjudicado por no hacerlo eres tú mismo.

Ricardo Eiriz
Creador del Método Integra®
Embajador de la Paz y la Buena Voluntad de San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México) ante la UNESCO.

X