Las cosas no son como son, sino como cada uno las vive

Compartir el contenido


Cada uno vive los distintos acontecimientos que se presentan en la vida de forma diferente. Las mismas experiencias son recibidas y vividas de maneras diferentes por distintas personas.

No importa si aparentemente las cosas son de una manera o de otra. Lo que en verdad importa es cómo cada uno de nosotros percibe su propia realidad, hasta el punto de hacer evolucionar incluso nuestra propia biología, desarrollando enfermedades o salud, como respuesta a los estímulos que recibimos.

La epigenética es la ciencia que estudia cómo nuestras vivencias, experiencias y percepciones del entorno, nos llevan a expresar determinados genes y no otros. Somos nosotros, en base a esa realidad subjetiva que cada uno percibe los que creamos nuestra propia “realidad”.

La pérdida de un ser querido, la pérdida de un empleo, un embarazo, una fiesta sorpresa, o cualquier otra situación puede ser vivida de formas muy distintas. Seguro que todos conocemos personas que han respondido de formas opuestas ante estos mismos sucesos.Nuestras creencias (aquello que hemos interiorizado como verdad a lo largo de nuestras vidas) establecen el filtro que interpreta todos los acontecimientos y sucesos que encontramos en nuestro camino. Tomando el control de nuestras creencias podremos controlar nuestra forma de vivir, y pasar de sufrir viviendo de forma reactiva, a disfrutar de una vida proactiva tan fantástica como seamos capaces de imaginar.

La buena noticia es que cambiar nuestras creencias no es algo imposible o tremendamente difícil. Al contrario, es algo tremendamente fácil.

 

Ricardo Eiriz

 

Otros artículos de interés

X