Si te enfadas, tú sales perdiendo

Compartir el contenido

Chiquinquirá Medina, venezolana de nacimiento y con el corazón dividido entre Venezuela y Costa Rica, su tierra de adopción durante los últimos veinte años. Mujer luchadora, simpática, alegre, con gran iniciativa, visión, profundos valores y comprometida con la misión de Método Integra.

1. Chiquinquirá, ¿Cómo llegó Método INTEGRA a tu vida? Y ¿Qué supuso para ti?

Método integra llega a mi vida en el momento perfecto. Me encontraba en el período de descanso de un proceso de quimioterapia, ya que me habían diagnosticado un linfoma no hogking bastante avanzado que me impedía caminar de forma correcta, mi pierna izquierda medía 11cm más que la derecha y esto llevó casi dos años.
Durante este período venían muchas cosas a mi mente y empecé a cerrar ciclos, a construir la unidad con aquellas personas que en algún momento les hice sentir mal. Pero con la que más quería construir la unidad era conmigo misma, y no me sentía liberada de tantas cosas y sufrimientos que llevaba en mi corazón. Si moría, quería hacerlo en paz y si vivía también quería estar en paz
Mi cuerpo estaba débil y siempre permanecía con dolor y muchas horas en cama, horas que a veces eran días. Mis ganas de luchar por la porción de vida que correspondía eran muy grandes, pero mis perspectivas de futuro eran inciertas. Quería quitarme ese dolor, sufrimiento, depresión, el consumo de muchos medicamentos, y querer estar tranquila y feliz. Mi pensamiento latente era que si vivía, tenía que hacer algo diferente en mi vida y ayudar a otros a salir de las situaciones que estaban viviendo, aunque no sabía cómo.
Estando en el proceso de reposo después del ciclo de quimioterapia había un evento de liderazgo de Herbalife (actividad económica que realizo) y quería ir, pero no tenía permiso médico para estar en lugares públicos. Mi corazón anhelaba estar allí, porque sabía que en esos eventos se habla actitud y crecimiento personal, y necesitaba escuchar eso, por lo que me fui sin permiso médico… y resultó ser la mejor decisión, ya que ese 22 de abril de 2017 el invitado habló que se podía ser feliz, y que se pueden cambiar las cosas que uno no quiere, y además de forma muy fácil. Nos explicó que con Método INTEGRA podemos cambiar nuestras emociones, accediendo al subconsciente con facilidad y sin sufrimiento.
Mostró los libros, folletos y fotos con Ricardo Eiriz, y nos contó que esos cursos significaron mucho para su vida y para su equipo. Nos enseñó el test muscular y el Reset Emocional…. Yo no podía creer lo que estaba sucediendo, ya que eso era lo que estaba buscando. Al hacer el Reset Emocional me sentí tan bien que quería más. Me acerqué a él y le pregunté cómo podía yo aprender eso, ya que lo necesitaba para mi vida, y que tal vez con eso podía sentirme bien… su respuesta fue “busca en internet la página de Método INTEGRA, allí está la programación de los cursos” y así fue.
La sorpresa fue que en unas semanas había varios cursos programados en Costa Rica. Yo me preguntaba, “¿cómo puede ser que esto exista y yo no sepa que lo estaban impartiendo en mi propia ciudad?” … durante esa noche vi muchos videos de Ricardo, cada cosa que decía me emocionaba más y más, y me decía a mí misma… esto es lo que hace tiempo vengo buscando… y amanecí viendo vídeos de Ricardo.
Contacté con Koldo Alonso, el instructor que daría los cursos; lo primero que le pregunté es si en verdad con ese método yo podía ser feliz y quitarme todos efectos secundarios de la quimio, y me dijo que SI… confié que iba funcionar para mí, y no importaba lo que tuviera que invertir para estar bien. Tomé todos los cursos que él impartió: Método Integra Básico, taller de felicidad, Taller de Recupera tu Poder Personal y Apunta Alto. Y fue amor a primera vista, y el inicio de una vida maravillosa.
Y, ¿Qué supuso para mí?
Me apasioné por Método INTEGRA. Cada día me sentía más y más feliz, me aplicaba todos los días dos protocolos uno en la mañana y otro en la noche, inicialmente enfocándome en recuperar mi salud y no tener que volver a la quimioterapia, dejar la medicación de lado, eliminar todos los efectos secundarios de la misma, caminar normal como todas las personas, y lo más maravilloso, obtener la remisión total del cáncer. Realmente supuso para mí un nuevo nacimiento.

 

2. ¿Qué te impulsó posteriormente a convertirte en Instructora de Método INTEGRA?

Lo que me impulsó llegar a ser instructora de Método INTEGRA fue el saber que no había nadie en Costa Rica impartiendo estos cursos. No quería alejarme de este Método, quería aprender más, quería conocer a Ricardo Eiriz, el señor de los vídeos.

 

3. Sé que has experimentado grandes cambios con Método INTEGRA ¿quieres explicarnos brevemente algo de tu historia?

El conocer Método INTEGRA, ha significado mucho para mi vida, ya que me ha llevado a sentirme completamente libre y a saber que si algo no me gusta lo cambio inmediatamente en cuestión de unos minutos.
Ahora me dedico a dar cursos, talleres y sesiones, como actividad complementaria con mis otras actividades económicas en las que día a día me relaciono con muchas personas. Me encanta experimentar cómo puedo ayudar a cada una de esas personas desde mi experiencia, y que cada vez que llegan a mí se van sintiendo mejor de como llegaron.
Encontrar coherencia en mi vida y caminar por la vida con la frente en alto, siendo libre de aquellas emociones que no me dejaban avanzar hacia lo que quiero.
Me encanta relacionarme con la familia INTEGRA, es por eso que cada vez que tengo la oportunidad de asistir a los cursos con Ricardo lo hago, porque me conecta cada día con misión de vida y saber que estoy en lugar correcto y con las personas correctas.
Método INTEGRA es ahora mi estilo de vida…

 

4. De tu experiencia con Método INTEGRA ¿Nos puedes compartir algún caso que por el resultado te haya sorprendido especialmente?

Todos los casos en Método Integra son maravillosos, pero el que más me ha sorprendido con sus resultados, fue el de un niño de 12 años que usaba pañales al no controlar sus esfínteres. Literalmente tenía pánico de sentarse en el inodoro a hacer sus necesidades biológicas.
A raíz de todo esto, estaba siendo víctima de bulling en la escuela y ya había cambiado tres veces de institución educativa en el año.
Había recibido terapias psicológicas, había pasado por psiquiatras, médicos, pastores, sacerdotes, tratamientos médicos, un sin fin de cosas durante años y sin ningún resultado.
Su madre me solicita una sesión de método INTEGRA, y como dijo: “hemos intentando muchas cosas y nada, a veces hasta se pone peor, vamos a intentar algo más a ver qué pasa”.
Inicié con él la sesión, le di lápiz y papel para que escribiera lo más deseaba, y que todo lo escribiera en esa carta se haría realidad… apliqué el protocolo con el objetivo: ME SIENTO FELIZ SIN USAR PAÑALES Y JUGANDO BOLA.
A los dos días me envía la mamá un mensaje de voz llorando de felicidad, que su hijo había ido al servicio a hacer sus necesidades en el inodoro y que le dijo que le enseñara cómo se usaba el papel higiénico para limpiarse él solo… y desde ese momento el pañal quedó en la historia.
Hoy es un niño normal y feliz que juega bola con sus compañeros en la escuela y sin que nadie le diga que él huele feo

 

5. Dentro de la formación que tenemos en Método INTEGRA, ¿Cuál es el curso o taller que más te gusta, y por qué?

Me fascina el taller de Recupera tu Poder Personal, ya que me permite ayudar a las personas a conectar con su misión y encontrar su propósito en esta vida. Entiendo que a medida que cada persona sea feliz en lo que hace, este mundo será cada vez mejor.

 

6. Hay personas que quieren cambiar su vida y se desaniman al intentarlo con distintas técnicas y terapias sin ver resultados positivos. ¿Qué consejo les darías?

Que se den la oportunidad de experimentar Método INTEGRA, dejando de lado por un momento lo que han hecho hasta ahora.
No comparar este método con ninguna otra terapia o técnica, no hacer mezclas, tener apertura a esta maravillosa experiencia con total libertad y deseo de transformación. Y lo más importante, disfrutar del proceso de la transformación subconsciente. No me cabe ninguna duda que experimentarán los cambios en su vida, y entonces se darán cuenta que han encontrado lo que buscaban como me sucedió a mí.

 

7. ¿Qué es lo que más te gusta de ser instructora de Método INTEGRA?

Conectar con personas que buscan la transformación y ver la expresión de sus caras después de un taller, un curso o una sesión me llena de mucha felicidad. Saber que he contribuido en el bienestar de las personas me permite sentirme realizada.

 

8. Desde tu experiencia, ¿Qué les dirías a las personas que, como tú, desean ayudar a otros a mejorar sus vidas?

Que se den la oportunidad de ser un instructor o facilitador de Método INTEGRA y aplicarlo a sus vidas, y por supuesto compartirlo con las demás personas. Definitivamente con esta hermosa herramienta podrá mejorar su vida y la de muchos otros.

 

9. Si tuvieras la posibilidad de pedir tres deseos a Aladdin, el genio de la lámpara, ¿Qué le pedirías?

Si me hubieran hecho esta pregunta unos años atrás, diría que tres deseos son muy pocos… hoy digo que no quiero ningún deseo del genio de la lámpara, ya que yo misma tengo mi propio genio y se llama Método INTEGRA. Con esta maravillosa herramienta puedo tener todo lo que quiera, sin ningún límite… empezando por mis cambios internos de forma fácil, sencilla y sin dolor.

 

GRACIAS CHIQUINQUIRÁ, Y ¡ENHORABUENA POR TU FANTÁSTICA LABOR!

 

Otros artículos de interés

X