Método Integra avanzado

MÉTODO INTEGRA - nivel avanzado

Más allá del Subconsciente

Más allá de los bloqueos emocionales y las creencias, que dirigen mayoritariamente las decisiones de nuestra mente subconsciente, y que son abordadas en el curso de Método INTEGRA, nuestra realidad está condicionada por otras energías, algunas externas.

El curso Método INTEGRA avanzado aborda ámbitos totalmente diferentes. En este curso se profundiza todavía más en el tema emocional aprendiendo a identificar y liberar traumas emocionales; y también se aprende a trabajar elementos energéticos externos a la propia persona, pero que igualmente nos condicionan en la creación de nuestra realidad.

Soluciones rápidas y sin sufrimiento a problemáticas poco conocidas, pero frecuentes.

CONTENIDO DEL CURSO:

Cuando vivimos una experiencia traumática, con independencia de la edad en la que esta suceda, puede dejar impresas en nuestras células unas determinadas memorias emocionales. A raíz del suceso traumático podemos permanecer sumidos en un determinado estado emocional durante meses o años, de forma constante o por medio de activaciones espontáneas. En este curso aprendemos a liberar estos traumas en cuestión de minutos, y sin la necesidad de revivir el suceso.
Los asuntos no resueltos de los sistemas familiares en generaciones anteriores y las injusticias cometidas dentro y fuera del sistema familiar pueden, inconscientemente, afectar la vida de las familias manifestándose en alguno o varios miembros del sistema, enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad para encontrar pareja, para prosperar, comportamientos conflictivos, etc.

Las lealtades familiares se mantienen hasta que el equilibrio se rompe por parte de algún miembro de la familia o sistema. Con las enseñanzas de este curso, tanto la identificación como la liberación de todas nuestras lealtades familiares se realiza en menos de cinco minutos.

Son muchas las personas que han firmado acuerdos en otras vidas, que los obligan a llevar una vida por debajo de sus expectativas, deseos y proyectos actuales.

Una vida desarrollada en un ambiente monástico, un convento, por ejemplo, pudo habernos conducido a firmar pactos de pobreza, obediencia o castidad. La participación en sectas o grupos de fanáticos raciales o religiosos pudo hacernos jurar fidelidad a algunos y odio a otros. Un gran amor, vivido con extraordinaria intensidad y quizás perseguido por prejuicios familiares o condicionamientos sociales, pudo habernos hecho sellar con un compromiso de eternidad.

La liberación de cualquier tipo de acuerdo kármico puede realizarse con la misma rapidez y facilidad con la que el acuerdo fué establecido.

Los espíritus son personas que han dejado el cuerpo físico y se quedan por ahí vagando, sin trascender al plano superior. Se quedan entre dos mundos sin saber qué hacer. Esto les puede ocurrir por distintos motivos; en ocasiones porque no se creen merecedores de ir hacia la Luz; en otras ocasiones no han seguido su camino hacia la Luz, quedándose entre dos mundos, sin saber qué hacer; otros están ahí porque hay alguien o algo (una tarea pendiente) que les retiene.

Estos espíritus, en ocasiones se instalan en el cuerpo de otras personas cuando estamos en fase depresiva, cuando presenciamos un accidente, cuando estamos en el hospital, al consumir drogas, etc., y en otras ocasiones simplemente les acompañan. En cualquiera de los casos, pueden generarles todo tipo de problemáticas físicas y emocionales.

Este curso nos permite conocer esta realidad con la que convivimos, y lo más importante, nos capacita para interactuar con ella y liberarnos a nosotros mismos y a otros de estas entidades de forma rápida y segura, y sin la necesidad de verlos.

La vida humana no se acaba en el instante de la muerte. Así que no hay nada raro en que muchas personas crean y/o hayan experimentado la conexión entre el mundo material y el metafísico, y por tanto crean en la existencia de los espíritus.

Las energías negativas externas, básicamente el mal de ojo, las maldiciones y los hechizos, son producto de una fuerte energía negativa que es enviada a la víctima por parte de otra persona que desea hacerle daño. Este tipo de energía suele ser producto de la envidia, los celos y el odio, causando un enorme malestar en la persona que lo recibe.

Por lo general, este tipo de energías no buscan matar a su víctima, sino arruinarla, desprestigiarla a todos los niveles, aislarla, o hacerla enfermar física, psicológica y emocionalmente. Algunos de los efectos que pueden producir este tipo de energías son apatía, dolores y enfermedades sin causa médica, depresión de larga duración, pérdidas de todo tipo, cambios bruscos de planes, pérdidas de visión, desequilibrios alimenticios y sexuales, cambios bruscos en el estado de ánimo, fobias,…

Nuestro subconsciente tiene toda la información de lo que nos está causando una determinada patología. Si sabemos interrogarlo, podemos llegar, no tan solo al origen, sino también a lo que debemos hacer para solucionar el problema. En este punto enseñamos un protocolo para saber preguntar al subconsciente los elementos más habituales que nos encontramos en el origen de las enfermedades, y a los que les damos solución con Método INTEGRA en los niveles básico y avanzado.

.